CAPÍTULO XI Jesús de Nazaret

Valora este artículo
(8 votos)

La Pascua de Cristo

La última cena pascual

El jueves por la mañana Jesús ordena a Pedro y a Juan los preparativos para la cena pascual (Mt 26, 17-19; Mc 14, 12-16; Lc 22, 7-13). Por la noche tiene lugar el acontecimiento impresionante de la última cena del Señor (Mt 26, 20-29; Mc 14, 17-25; Lc 22, 14-38; Jn 13, 1 - 17, 26). Al terminar se dirige al huerto de Getsemaní (Mt 26, 30; Mc 14, 26; Lc 22, 39; Jn 18, 1), en cuyo trayecto se dan algunos diálogos con los Doce (Mt 26, 31-35; Mc 14, 27-31).Ya en el Getsemaní tiene lugar la oración de Jesús en la agonía (Mt 26, 36-46; Mc 14, 32-42; Lc 22, 40-46). Todo esto concluye con el tristísimo arresto de Jesús, hecho posible por la traición del Iscariote (Mt 26, 47-56; Mc 14, 43-52; Lc 22, 47-53; Jn 18, 2-11).

El proceso de Jesús

A partir de este momento comienza el juicio a Jesús. En primer término tiene lugar la sesión en casa de Anás (Jn 18, 12-14.19-24). Posteriormente se lleva a cabo la sesión en casa de Caifás (Mt 26, 57-68; Mc 14, 53-65; Lc 22, 54.63-65) con la presencia del Sanedrín. En concomitancia tienen lugar las tres negaciones de Pedro (Mt 26, 69-75; Mc 14, 66-72; Lc 22, 55-62; Jn 18, 15-18.25-27). A primera hora de la mañana se realiza la sesión formal de condena (Mt 27, 1; Mc 15, 1a; Lc 22, 66-71). Después atan a Jesús y lo conducen ante el tribunal de Poncio Pilato (Mt 27, 2; Mc 15, 1b; Lc 23, 1; Jn 18, 28). Al ver que Jesús -inesperadamente para el Iscariote- era condenado a muerte, Judas se arrepiente y se suicida (Mt 27, 3-10).

Sigue ahora la fase romana del proceso de Jesús. En primer lugar, se hace la presentación de la acusación ante Pilato (Mt 27, 11-14; Mc 15, 2-5; Lc 23, 2-5; Jn 18, 29-38a). Casi enseguida el procurador remite el acusado a Herodes Antipas (Lc 23, 6-12). A éste no le interesó el asunto y devuelve la causa a Pilato. El procurador propone la elección entre Jesús y Barrabás (Mt 27, 15-21; Mc 15, 6-11; Lc 23, 13-19; Jn 18, 38b-40). En medio de intentos extenuantes de Pilato por librar al inocente tienen lugar la flagelación de Jesús y al final la condena a muerte (Mt 27, 22-31; Mc 15, 12-20; Lc 23, 20-25; Jn 19, 1-16a).

La crucifixión del Señor

La sentencia va a ser ejecutada de forma inmediata. Jesús es llevado al Calvario (Mt 27, 32; Mc 15, 21-22; Lc 23, 26-32; Jn 19, 16b-17). Una vez en el lugar Jesús es crucificado (Mt 27, 33-38; Mc 15, 23-27; Lc 23, 33-34; Jn 19, 18-24). Hablan por sí solos los episodios y diálogos de Jesús en la cruz (Mt 27, 39-44; Mc 15, 29-32; Lc 23, 35-43; Jn 19, 25-27). Por último, y de manera libérrima, Jesús entrega su vida al Padre (Mt 27, 45-56; Mc 15, 33-41; Lc 23, 44-49; Jn 19, 28-37).

Los evangelistas prosiguen relatando la sepultura de Jesús (Mt 27, 57-61; Mc 15, 42-47; Lc 23, 50-55; Jn 19, 38-42). Previsoras, las mujeres compran aromas para poder embalsamar el cuerpo de Jesús a primera hora del domingo (Lc 23, 56). Vale la pena destacar la custodia del sepulcro por parte de soldados romanos, solicitada a Pilato por los sumos sacerdotes y los fariseos (Mt 27, 62-66). Los discípulos no conocieron esta precaución.

La resurrección de entre los muertos

El domingo tiene lugar el acontecimiento histórico y trascendente de la resurrección. En primer lugar nos encontramos con la apertura del sepulcro y el testimonio del sepulcro vacío (Mt 28, 1-8.11-15; Mc 16, 1-8; Lc 24, 1-12; Jn 20, 1-10).

Se verifica luego la impresionante aparición de Jesús a María Magdalena (Mc 16, 9-11; Jn 20, 11-18). Fue la primera de todas las relatadas por los evangelistas. Inmediatamente después tiene lugar la aparición a María Magdalena y a María de Cleofás (Mt 28, 9-10). Fue la segunda de las apariciones. No habrá otras en esa mañana.Por la tarde tiene lugar la aparición a los discípulos de Emaús (Mc 16, 12-13; Lc 24, 13-35). Hay que observar que hubo también una aparición a Simón Pedro antes de que los de Emaús llegaran al Cenáculo (Lc 24, 34).

Cerrando los acontecimientos de este primer domingo de la Iglesia de Cristo se verificó la aparición a los Doce en el Cenáculo (Mc 16, 14; Lc 24, 36-49; Jn 20, 19-23).

Habiendo estado ausente, al regresar Tomás no cree a los apóstoles (Jn 20, 24-25). Al domingo siguiente tiene lugar la aparición a Tomás (Jn 20, 26-29).

Viene más adelante la aparición junto al Lago de Genesaret (Jn 21, 1-23), en la que destaca la triple confesión de amor por parte de Pedro y la investidura del primado por parte de Jesús. También en Galilea se verifica la aparición en un monte (Mt 28, 16-20; Mc 16, 15-18), probablemente el de las Bienaventuranzas, con la misión universal del Señor a los Doce.

Al final tiene lugar la gloriosa ascensión del Señor a los cielos (Mc 16, 19-20; Lc 24, 50-53), que la tradición sitúa en el Monte de los Olivos, cerca de Betania. Al bendecir a sus apóstoles, el Señor comenzó a elevarse.

 

 

Pbro. Dr. Raúl Lanzetti
www.iglesia.org
Visto 14884 veces Modificado por última vez en Lunes, 20 Agosto 2012 15:08
Más en esta categoría: « CAPÍTULO X Jesús de Nazaret

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.