De rodillas

Valora este artículo
(0 votos)

En la noche en la que todas las estrellas prestan su luz al astro de Oriente, (…) numerosos cristianos de los cinco continentes se arrodillarán durante la misa de Noche Buena en el momento de la recitación del Credo al alcanzar las palabras:

«...y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen, y se hizo hombre... »

Un globo que se cimbrará a causa de tantas rodillas que hincarán el suelo, o la piedra fría, o la arena, o el mármol, o el cojín, o la hojarasca...

Hincar significa «introducir o clavar una cosa en otra, apoyar una cosa en otra como para clavarla». El Poema del Mío Cid, al aludir a uno de los momentos más dramáticos del protagonista, cuando es desterrado injustamente por su rey, apostilla: «...e hincándose de hinojos, de corazón rezaba». En algunas naciones donde se habla el español se utiliza más el verbo «hincarse» que «arrodillarse».

Hincarse es también rendirse ante el misterio. Es sentirse anonadado. Es inclinarse hoy ante un niño que ríe, que llora, que saluda, que busca los brazos de una madre, que juega, que se asusta, que no sabe hablar, y que es Dios.

Hincarse será también clavarse en el mundo, siguiendo el ejemplo de Aquél que, sin ser de este mundo, quiso clavarse en éste. ¿Qué es encarnarse sino hincar rodilla en tierra para probar el polvo de los hombres?

Pero hoy las rodillas de ese niño serán aún muy frágiles. Necesitará los cuidados de una madre que con el tiempo le enseñe a arrodillarse, a hincarse. Necesitará fuerzas en esas rodillas que, pese a todo, de camino al Calvario, tropezarán, sangrantes, tres veces.

En esta Navidad, cristianos de todos los países, arrodillémonos.


Por Arturo Guerra - Gentileza de Fluvium.org

Visto 11368 veces