Reflexiones

Calendario A

Calendario A (1662)


28 de Febrero de 2017

Escrito por

Feria

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 35:1-12
    1 Observar la ley es hacer muchas ofrendas, atender a los mandamientos es hacer sacrificios de comunión.
    2 Devolver favor es hacer oblación de flor de harina, hacer limosna es ofrecer sacrificios de alabanza.
    3 Apartarse del mal es complacer al Señor, sacrificio de expiación apartarse de la injusticia.
    4 No te presentes ante el Señor con las manos vacías, pues todo esto es lo que prescribe el mandamiento.
    5 La ofrenda del justo unge el altar, su buen olor sube ante el Altísimo.
    6 El sacrificio del justo es aceptado, su memorial no se olvidará.
    7 Con ojo generoso glorifica al Señor, y no escatimes las primicias de tus manos.
    8 En todos tus dones pon tu rostro alegre, con contento consagra los diezmos.
    9 Da al Altísimo como él te ha dado a ti, con ojo generoso, con arreglo a tus medios.
    10 Porque el Señor sabe pagar, y te devolverá siete veces más.
    11 No trates de corromperle con presentes, porque no los acepta, no te apoyes en sacrificio injusto.
    12 Porque el Señor es juez, y no cuenta para él la gloria de nadie.

  • Salmo responsorial

    Salmo 50:5-8, 14, 23
    5 «¡Congregad a mis fieles ante mí, los que mi alianza con sacrificio concertaron!»
    6 Anuncian los cielos su justicia, porque es Dios mismo el juez.
    7 «Escucha, pueblo mío, que hablo yo, Israel, yo atestiguo contra ti, yo, Dios, tu Dios.
    8 «No es por tus sacrificios por lo que te acuso: ¡están siempre ante mí tus holocaustos!
    14 «Sacrificio ofrece a Dios de acción de gracias, cumple tus votos al Altísimo;
    23 El que ofrece sacrificios de acción de gracias me da gloria, al hombre recto le mostraré la salvación de Dios.»

  • Evangelio

    Marcos 10:28-31
    28 Pedro se puso a decirle: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
    29 Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio,
    30 quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermnanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna.
    31 Pero muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros.»

27 de Febrero de 2017

Escrito por

Feria

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 17:20-24
    20 No se le ocultan sus iniquidades, todos sus pecados están ante el Señor.
    22 La limosna del hombre es como un sello para él, el favor del hombre lo guarda como la pupila de sus ojos.
    23 Después se levantará y les retribuirá, sobre su cabeza pondrá su recompensa.
    24 Pero a los que se arrepienten les concede retorno, y consuela a los que perdieron la esperanza.

  • Salmo responsorial

    Salmo 32:1-2, 5-7
    1 De David. Poema. ¡Dichoso el que es perdonado de su culpa, y le queda cubierto su pecado!
    2 Dichoso el hombre a quien Yahveh no le cuenta el delito, y en cuyo espíritu no hay fraude.
    5 Mi pecado te reconocí, y no oculté mi culpa; dije: «Me confesaré a Yahveh de mis rebeldías.» Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado.
    6 Por eso te suplica todo el que te ama en la hora de la angustia. Y aunque las muchas aguas se desborden, no le alcanzarán.
    7 Tú eres un cobijo para mí, de la angustia me guardas, estás en torno a mí para salvarme.

  • Evangelio

    Marcos 10:17-27
    17 Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arodillándose ante él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿ qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»
    18 Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.
    19 Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre.»
    20 El, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.»
    21 Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.»
    22 Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.
    23 Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!»
    24 Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios!
    25 Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios.»
    26 Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?»
    27 Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.»

26 de Febrero de 2017

Escrito por

VIII Domingo Ordinario

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Isaías 49:14-15
    14 Pero dice Sión: «Yahveh me ha abandonado, el Señor me ha olvidado.»
    15 - ¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ésas llegasen a olvidar, yo no te olvido.

  • Salmo responsorial

    Salmo 62:2-3, 6-9
    2 En Dios sólo el descanso de mi alma, de él viene mi salvación;
    3 sólo él mi roca, mi salvación, mi ciudadela, no he de vacilar.
    6 En Dios sólo descansa, oh alma mía, de él viene mi esperanza;
    7 sólo él mi roca, mi salvación, mi ciudadela, no he de vacilar;
    8 en Dios mi salvación y mi gloria, la roca de mi fuerza. En Dios mi refugio;
    9 confiad en él, oh pueblo, en todo tiempo; derramad ante él vuestro corazón, ¡Dios es nuestro refugio!

  • Segunda lectura

    I Corintios 4:1-5
    1 Por tanto, que nos tengan los hombres por servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.
    2 Ahora bien, lo que en fin de cuentas se exige de los administradores es que sean fieles.
    3 Aunque a mí lo que menos me importa es ser juzgado por vosotros o por un tribunal humano. ¡Ni siquiera me juzgo a mí mismo!
    4 Cierto que mi conciencia nada me reprocha; mas no por eso quedo justificado. Mi juez es el Señor.
    5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo hasta que venga el Señor. El iluminará los secretos de las tinieblas y pondrá de manifiesto los designios de los corazones. Entonces recibirá cada cual del Señor la alabanza que le corresponda.

  • Evangelio

    Mateo 6:24-34
    24 Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero.
    25 «Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
    26 Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?
    27 Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?
    28 Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan.
    29 Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
    30 Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe?
    31 No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?
    32 Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso.
    33 Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura.
    34 Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal.

25 de Febrero de 2017

Escrito por

Sábado Memoria de la Santísima Virgen María

Color: Blanco

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 17:1-15
    1 De la tierra creó el Señor al hombre, y de nuevo le hizo volver a ella.
    2 Días contados le dio y tiempo fijo, y dioles también poder sobre las cosas de la tierra.
    3 De una fuerza como la suya los revistió, a su imagen los hizo.
    4 Sobre toda carne impuso su temor para que dominara a fieras y volátiles.
    6 Les formó lengua, ojos, oídos, y un corazón para pensar.
    7 De saber e inteligencia los llenó, les enseñó el bien y el mal.
    8 Puso su ojo en sus corazones, para mostrarles la grandeza de sus obras.
    10 Por eso su santo nombre alabarán, contando la grandeza de sus obras.
    11 Aun les añadió el saber, la ley de vida dioles en herencia.
    12 Alianza eterna estableció con ellos, y sus juicios les enseñó.
    13 Los ojos de ellos vieron la grandeza de su gloria, la gloria de su voz oyeron sus oídos.
    14 Y les dijo: «Guardaos de toda iniquidad», y a cada cual le dio órdenes respecto de su prójimo.
    15 Sus caminos están ante él en todo tiempo, no se ocultan a sus ojos.

  • Salmo responsorial

    Salmo 103:13-18
    13 Cual la ternura de un padre para con sus hijos, así de tierno es Yahveh para quienes le temen;
    14 que él sabe de qué estamos plasmados, se acuerda de que somos polvo.
    15 ¡El hombre! Como la hierba son sus días, como la flor del campo, así florece;
    16 pasa por él un soplo, y ya no existe, ni el lugar donde estuvo vuelve a conocerle.
    17 Mas el amor de Yahveh desde siempre hasta siempre para los que le temen, y su justicia para los hijos de sus hijos,
    18 para aquellos que guardan su alianza, y se acuerdan de cumplir sus mandatos.

  • Evangelio

    Marcos 10:13-16
    13 Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían.
    14 Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios.
    15 Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.»
    16 Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.

24 de Febrero de 2017

Escrito por

Feria

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 6:5-17
    5 La boca amable multiplica sus amigos, la lengua que habla bien multiplica las afabilidades.
    6 Sean muchos los que estén en paz contigo, mas para consejero, uno entre mil.
    7 Si te echas un amigo, échatelo probado, y no tengas prisa en confiarte a él.
    8 Porque hay amigo que lo es de ocasión, y no persevera en el día de tu angustia.
    9 Hay amigo que se vuelve enemigo, y descubrirá la disputa que te ocasiona oprobio.
    10 Hay amigo que comparte tu mesa, y no persevera en el día de tu angustia.
    11 Cuando te vaya bien, será como otro tú, y con tus servidores hablará francamente;
    12 mas si estás humillado, estará contra ti, y se hurtará de tu presencia.
    13 De tus enemigos apártate, y de tus amigos no te fíes.
    14 El amigo fiel es seguro refugio, el que le encuentra, ha encontrado un tesoro.
    15 El amigo fiel no tiene precio, no hay peso que mida su valor.
    16 El amigo fiel es remedio de vida, los que temen al Señor le encontrarán.
    17 El que teme al Señor endereza su amistad, pues como él es, será su compañero.

  • Salmo responsorial

    Salmo 119:12, 16, 18, 27, 34-35
    12 Bendito tú, Yahveh, enséñame tus preceptos.
    16 En tus preceptos tengo mis delicias, no olvido tu palabra.
    18 Abre mis ojos para que contemple las maravillas de tu ley.
    27 Hazme entender el camino de tus ordenanzas, y meditaré en tus maravillas.
    34 Hazme entender, para guardar tu ley y observarla de todo corazón.
    35 Llévame por la senda de tus mandamientos porque mi complacencia tengo en ella.

  • Evangelio

    Marcos 10:1-12
    1 Y levantándose de allí va a la región de Judea, y al otro lado del Jordán, y de nuevo vino la gente donde él y, como acostumbraba, les enseñaba.
    2 Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?»
    3 El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?»
    4 Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.»
    5 Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto.
    6 Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra.
    7 Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,
    8 y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.
    9 Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.»
    10 Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.
    11 El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla;
    12 y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.»

 

23 de Febrero de 2017

Escrito por

San Policarpo, Obispo, Mártir (Memoria)

Color: Rojo

Santos:

Lecturas del día:

Primera opción

    • Primera lectura

      Eclesiástico 5:1-8
      1 En tus riquezas no te apoyes ni digas: «Tengo bastante con ellas.»
      2 No te dejes arrastrar por tu deseo y tu fuerza para seguir la pasión de tu corazón.
      3 No digas: «¿Quién me domina a mí?», porque el Señor cierto que te castigará.
      4 No digas: «Pequé, y ¿qué me ha pasado?», porque el Señor es paciente.
      5 Del perdón no te sientas tan seguro que acumules pecado tras pecado.
      6 No digas: «Su compasión es grande, él me perdonará la multitud de mis pecados.» Porque en él hay misericordia, pero también hay cólera, y en los pecadores se desahoga su furor.
      7 No te tardes en volver al Señor, no lo difieras de un día para otro, pues de pronto salta la ira del Señor, y perecerás al tiempo del castigo.
      8 No te apoyes en riquezas injustas, que de nada te servirán el día de la adversidad.

    • Salmo responsorial

      Salmo 1:1-4, 6
      1 ¡Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni en la senda de los pecadores se detiene, ni en el banco de los burlones se sienta,
      2 mas se complace en la ley de Yahveh, su ley susurra día y noche!
      3 Es como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da a su tiempo el fruto, y jamás se amustia su follaje; todo lo que hace sale bien.
      4 ¡No así los impíos, no así! Que ellos son como paja que se lleva el viento.
      6 Porque Yahveh conoce el camino de los justos, pero el camino de los impíos se pierde.

    • Evangelio

      Marcos 9:41-50
      41 «Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa.»
      42 «Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar.
      43 Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga.
      45 Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna.
      47 Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna,
      48 donde su gusano no muere y el fuego no se apaga;
      49 pues todos han de ser salados con fuego.
      50 Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros.»

Segunda opción

  • Primera lectura

    Apocalipsis 2:8-11
    8 Al Angel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice el Primero y el Ultimo, el que estuvo muerto y revivió.
    9 Conozco tu tribulación y tu pobreza - aunque eres rico - y las calumnias de los que se llaman judíos sin serlo y son en realidad una sinagoga de Satanás.
    10 No temas por lo que vas a sufrir: el Diablo va a meter a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis tentados, y sufriréis una tribulación de diez días. Manténte fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida.
    11 El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: el vencedor no sufrirá daño de la muerte segunda.

  • Salmo responsorial

    Salmo 31:3-4, 6, 8, 16-17
    3 tiende hacia mí tu oído, date prisa! Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve;
    4 pues mi roca eres tú, mi fortaleza, y, por tu nombre, me guías y diriges.
    6 en tus manos mi espíritu encomiendo, tú, Yahveh, me rescatas. Dios de verdad,
    8 ¡exulte yo y en tu amor me regocije! Tú que has visto mi miseria, y has conocido las angustias de mi alma,
    16 Está en tus manos mi destino, líbrame de las manos de mis enemigos y perseguidores;
    17 haz que alumbre a tu siervo tu semblante, ¡sálvame, por tu amor!

  • Evangelio

    Juan 15:18-21
    18 «Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros.
    19 Su fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo.
    20 Acordaos de la palabra que os he dicho: El siervo no es más que su señor. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros; si han guardado mi Palabra, también la vuestra guardarán.
    21 Pero todo esto os lo harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

22 de Febrero de 2017

Escrito por

Cátedra de San Pedro, Apóstol (Fiesta)

Color: Blanco

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    I Pedro 5:1-4
    1 A los ancianos que están entre vosotros les exhorto yo, anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que está para manifestarse.
    2 Apacentad la grey de Dios que os está encomendada, vigilando, no forzados, sino voluntariamente, según Dios; no por mezquino afán de ganancia, sino de corazón;
    3 no tiranizando a los que os ha tocado cuidar, sino siendo modelos de la grey.
    4 Y cuando aparezca el Mayoral, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

  • Salmo responsorial

    Salmo 23:1-6
    1 Salmo. De David. Yahveh es mi pastor, nada me falta.
    2 Por prados de fresca hierba me apacienta. Hacia las aguas de reposo me conduce,
    3 y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre.
    4 Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.
    5 Tú preparas ante mí una mesa frente a mis adversarios; unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.
    6 Sí, dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida; mi morada será la casa de Yahveh a lo largo de los días.

  • Evangelio

    Mateo 16:13-19
    13 Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?»
    14 Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.»
    15 Díceles él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?»
    16 Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.»
    17 Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.
    18 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
    19 A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.»

21 de Febrero de 2017

Escrito por

Feria

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 2:1-11
    1 Hijo, si te llegas a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba.
    2 Endereza tu corazón, manténte firme, y no te aceleres en la hora de la adversidad.
    3 Adhiérete a él, no te separes, para que seas exaltado en tus postrimerías.
    4 Todo lo que te sobrevenga, acéptalo, y en los reveses de tu humillación sé paciente.
    5 Porque en el fuego se purifica el oro, y los aceptos a Dios en el honor de la humillación.
    6 Confíate a él, y él, a su vez, te cuidará, endereza tus caminos y espera en él.
    7 Los que teméis al Señor, aguardad su misericordia, y no os desviéis, para no caer.
    8 Los que teméis al Señor, confiaos a él, y no os faltará la recompensa.
    9 Los que teméis al Señor, esperad bienes, contento eterno y misericordia.
    10 Mirad a las generaciones de antaño y ved: ¿Quién se confió al Señor y quedó confundido? ¿Quién perseveró en su temor y quedó abandonado? ¿Quién le invocó y fue desatendido?
    11 Que el Señor es compasivo y misericordioso, perdona los pecados y salva en la hora de la tribulación.

  • Salmo responsorial

    Salmo 37:3-4, 18-19, 27-28, 39-40
    3 Ten confianza en Yahveh y obra el bien, vive en la tierra y crece en paz,
    4 ten tus delicias en Yahveh, y te dará lo que pida tu corazón.
    18 Yahveh conoce los días de los íntegros, su herencia será eterna;
    19 no serán confundidos en tiempo de desgracia, en días de penuria gozarán de hartura.
    27 Apártate del mal y obra el bien, tendrás para siempre una morada;
    28 porque Yahveh ama lo que es justo y no abandona a sus amigos. Los malvados serán por siempre exterminados, la estirpe de los impíos cercenada;
    39 La salvación de los justos viene de Yahveh, él su refugio en tiempo de angustia;
    40 Yahveh los ayuda y los libera, de los impíos él los libra, los salva porque a él se acogen.

  • Evangelio

    Marcos 9:30-37
    30 Y saliendo de allí, iban caminando por Galilea; él no quería que se supiera,
    31 porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará.»
    32 Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle.
    33 Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntaba: «¿De qué discutíais por el camino?»
    34 Ellos callaron, pues por el camino habían discutido entre sí quién era el mayor.
    35 Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: «Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos.»
    36 Y tomando un niño, le puso en medio de ellos, le estrechó entre sus brazos y les dijo:
    37 «El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, no me recibe a mí sino a Aquel que me ha enviado.»

20 de Febrero de 2017

Escrito por

Feria

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 1:1-10
    1 Toda sabiduría viene del Señor, y con él está por siempre.
    2 La arena de los mares, las gotas de la lluvia, los días de la eternidad, ¿quién los puede contar?
    3 La altura del cielo, la anchura de la tierra, la profundidad del abismo, ¿quién los alcanzará?
    4 Antes de todo estaba creada la Sabiduría, la inteligente prudencia desde la eternidad.
    6 La raíz de la sabiduría ¿a quién fue revelada?, sus recursos, ¿quién los conoció?
    8 Sólo uno hay sabio, en extremo temible, el que en su trono está sentado.
    9 El Señor mismo la creó, la vio y la contó y la derramó sobre todas sus obras,
    10 en toda carne conforme a su largueza, y se la dispensó a los que le aman.

  • Salmo responsorial

    Salmo 93:1-2, 5
    1 Reina Yahveh, de majestad vestido, Yahveh vestido, ceñido de poder, y el orbe está seguro, no vacila.
    2 Desde el principio tu trono esta fijado, desde siempre existes tú.
    5 Son veraces del todo tus dictámenes; la santidad es el ornato de tu Casa, oh Yahveh, por el curso de los días.

  • Evangelio

    Marcos 9:14-29
    14 Al llegar donde los discípulos, vio a mucha gente que les rodeaba y a unos escribas que discutían con ellos.
    15 Toda la gente, al verle, quedó sorprendida y corrieron a saludarle.
    16 El les preguntó: «¿De qué discutís con ellos?»
    17 Uno de entre la gente le respondió: «Maestro, te he traído a mi hijo que tiene un espíritu mudo
    18 y, dondequiera que se apodera de él, le derriba, le hace echar espurnarajos, rechinar de dientes y le deja rígido. He dicho a tus discípulos que lo expulsaran, pero no han podido.»
    19 El les responde: «¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo habré de soportaros? ¡Traédmelo!»
    20 Y se lo trajeron. Apenas el espíritu vio a Jesús, agitó violentamente al muchacho y, cayendo en tierra, se revolcaba echando espumarajos.
    21 Entonces él preguntó a su padre: «¿Cuánto tiempo hace que le viene sucediendo esto?» Le dijo: «Desde niño.
    22 Y muchas veces le ha arrojado al fuego y al agua para acabar con él; pero, si algo puedes, ayúdanos, compadécete de nosotros.»
    23 Jesús le dijo: «¡Qué es eso de si puedes! ¡Todo es posible para quien cree!»
    24 Al instante, gritó el padre del muchacho: «¡Creo, ayuda a mi poca fe!»
    25 Viendo Jesús que se agolpaba la gente, increpó al espíritu inmundo, diciéndole: «Espíritu sordo y mudo, yo te lo mando: sal de él y no entres más en él.»
    26 Y el espíritu salió dando gritos y agitándole con violencia. El muchacho quedó como muerto, hasta el punto de que muchos decían que había muerto.
    27 Pero Jesús, tomándole de la mano, le levantó y él se puso en pie.
    28 Cuando Jesús entró en casa, le preguntaban en privado sus discípulos: «¿Por qué nosotros no pudimos expulsarle?»
    29 Les dijo: «Esta clase con nada puede ser arrojada sino con la oración.»

19 de Febrero de 2017

Escrito por

VII Domingo Ordinario

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Levítico 19:1-2, 17-18
    1 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
    2 Habla a toda la comunidad de los israelitas y diles: Sed santos, porque yo, Yahveh, vuestro Dios, soy santo.
    17 No odies en tu corazón a tu hermano, pero corrige a tu prójimo, para que no te cargues con pecado por su causa.
    18 No te vengarás ni guardarás rencor contre los hijos de tu pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, Yahveh.

  • Salmo responsorial

    Salmo 103:1-4, 8, 10, 12-13
    1 De David. Bendice a Yahveh, alma mía, del fondo de mi ser, su santo nombre,
    2 bendice a Yahveh, alma mía, no olvides sus muchos beneficios.
    3 El, que todas tus culpas perdona, que cura todas tus dolencias,
    4 rescata tu vida de la fosa, te corona de amor y de ternura,
    8 Clemente y compasivo es Yahveh, tardo a la cólera y lleno de amor;
    10 no nos trata según nuestros pecados ni nos paga conforme a nuestras culpas.
    12 tan lejos como está el oriente del ocaso aleja él de nosotros nuestras rebeldías.
    13 Cual la ternura de un padre para con sus hijos, así de tierno es Yahveh para quienes le temen;

  • Segunda lectura

    I Corintios 3:16-23
    16 ¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?
    17 Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario.
    18 ¡Nadie se engañe! Si alguno entre vosotros se cree sabio según este mundo, hágase necio, para llegar a ser sabio;
    19 pues la sabiduría de este mundo es necedad a los ojos de Dios. En efecto, dice la Escritura: El que prende a los sabios en su propia astucia.
    20 Y también: El Señor conoce cuán vanos son los pensamientos de los sabios.
    21 Así que, no se gloríe nadie en los hombres, pues todo es vuestro:
    22 ya sea Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente, el futuro, todo es vuestro;
    23 y vosotros, de Cristo y Cristo de Dios.

  • Evangelio

    Mateo 5:38-48
    38 «Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
    39 Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra:
    40 al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto;
    41 y al que te obligue a andar una milla vete con él dos.
    42 A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda.
    43 «Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
    44 Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan,
    45 para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.
    46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos?
    47 Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles?
    48 Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial.

Página 1 de 119